Los 4 ambientes de la casa de tus sueños

Los 4 ambientes de la casa de tus sueños

Unas plantas, unos cojines o, incluso, los colores pueden marcar la diferencia entre una habitación muy bien decorada, pero sin gracia, y una estancia original y con mucha personalidad. Nadie sabría explicar la receta para conseguir esa combinación que te quita el sueño, pero el cuidado a la hora de elegir los elementos que conforman la estancia puede ser una de las claves.


Si eres de las personas que esperan ansiosas a que salga el último número de tu revista de decoración de cabecera o nuestro último artículo del blog, esta entrada es para ti. Hoy, gracias a Muebles Gascón, ya puedes alcanzar el hogar que te hace suspirar gracias a los trucos que os contamos a continuación. Saca papel y boli, y toma nota de las últimas novedades que te traemos.

Flores y plantas, la zona verde de tu hogar

Saca las plantas de tu terraza y dales una oportunidad dentro de las paredes de tu casa. Las flores de temporada, o las plantas, son un elemento indispensable y de tendencia para cualquier hogar que se precie.  «Colócalos donde destaquen más, como encima de la mesa de centro, sobre una auxiliar o en una soleada galería».

Elige flores que combinen entre ellas, como las rosas y los ranúnculos y no te olvides de situarlas dentro en jarrones de cristal que potencien sus tonos. Vigila el tamaño del mueble que las acogerá y busca el equilibrio con la altura del ramo: «En mesas bajas, mejor los tipo bouquet o las pequeñas composiciones».

Claves infalibles:

  • La flor de temporada es la mejor elección, ya que está en su época de esplendor y resulta más económica.
  • El verde, el mejor modulador: las ramas de olivo o las hojas de eucalipto potencian los colores de las flores, además de otorgarles cuerpo y volumen.

Orden y serenidad, siempre de la mano

Un espacio en orden siempre resulta más acogedor y sereno que uno en el que reine el desorden. La clave es jugar con la simetría. Una estancia en la que todo esté en su sitio siempre parecerá más amplia de lo que realmente es. Busca un lugar para cada objeto y acertarás.

Si a esto le añades tonalidades ocres o mostazas muy sutiles sin grandes contrastes, se potencia el efecto de serenidad. 

Claves infalibles:

  • El color como reflejo de la personalidad: «Dale color a tu piso siempre que sea grande o luminoso. Si no, lo mejor son las escalas de blancos y grises»
  • Atrévete con los linos antiguos: «Siempre en blanco. Viste la cama y cualquier rincón de la casa»
  • Utiliza las fibras y la madera: «Quedan bien con blanco y gris y sus tonos miel ponen una nota cálida. También puedes combinarlos con mostazas.»

Los cojines, determinantes en la decoración

Siempre se ha dicho que los pequeños detalles marcan la diferencia. Tu salón puede cambiar tan solo con cambiar los cojines que hay en tu sofá. 

Para decorar un sofá en tonos claros, tan solo necesitas unos cojines y algún plaid para otorgarle estilo y un toque de color a la estancia. Un mueble neutro es un auténtico lienzo con el que poder experimentar.

Dale una oportunidad a tonos como el mostaza, que aporta un toque luminoso y original. El resultado, será una combinación muy equilibrada.

Pero el color no lo es todo. Las texturas y estampados ofrecen un abanico de posibilidades infinitas. Combina las texturas de una alfombra de lino, de algodón o de yute, con cojines estampados o con un papel de pared divertido. 

Claves infalibles:

  • Una buena base neutra es el primer paso para transformar un salón solo con las telas y complementos.
  • Elige un color como protagonista y contrástalo con tonos opuestos para darle dinamismo.
  • Todo ello en su justa medida. Nada es bueno en exceso, por lo que demasiados cojines pueden hacer que tu cómodo sofá no sea el mejor sitio para descansar. Ante la duda, selecciona pocos objetos de tamaño reducido.

 

El tono, vital para dotar de personalidad a tu estancia

¿Quieres una habitación que destaque del resto? Pon a prueba tus habilidades cromáticas y llena de vida cualquier ambiente. 

La ropa de cama, los cojines y algunos muebles y detalles pueden ayudar a conseguir la decoración que tanto deseas. Elige al azul como el protagonista de tu habitación. Utiliza un color complementario como el blanco y logra combinaciones increíbles.

Claves infalibles:

  • Los colores fríos también pueden ser algo “cálidos” combinados con rosas y motivos florales otorgando claridad al dormitorio.
  • Los motivos a rayas, florales o los cuadros pueden complementarse si comparten tonos similares como, por ejemplo, el turquesa, rosa o beige.
  • La coordinación, la joya de la corona: Todo debe jugar un papel importante, hasta las flores o hilos que decoran la mesa.

Si te has quedado con ganas de más, espera paciente a nuestra próxima entrada. Mientras tanto, para que no se te haga más pesado, puedes visitar nuestras tiendas, estaremos encantados de asesorarte.

¡¡Te esperamos!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.