Viscoelástica, esa gran desconocida.

Origen

EL material viscoelástico fue desarrollado por la NASA con unas propiedades completamente innovadoras y con la intención de aliviar la presión que los tejidos podían llegar a producir en el cuerpo de los astronautas durante el despegue de la nave espacial. Este tipo de material sintético nació como resultado directo del programa espacial en los años 60, aunque fue a principios de los 90 cuando los investigadores lograron incorporarlo al uso doméstico.

viscoelastica-nasa.jpg

 

Usos de la Viscolástica

Este material se utiliza hoy en día en el sector textil, del automóvil, de la construcción, del mobiliario, del deporte y del ocio. En especial, destaca su uso en hospitales, puesto que al no producir ningún tipo de presión sobre el cuerpo, el viscoelástico se utiliza en productos sanitarios como prótesis y colchones adaptables para personas con dolencias lumbares o cervicales, con zonas corporales inflamadas o delicadas, o para personas que pasan mucho tiempo postradas en la cama y necesitan un equipo de descanso adaptable.

COLCHON-VISCOELASTICO3.jpg

Tipos de viscoelástico

Principalmente se utilizan dos tipos de material viscoelástico para la fabricación de colchones: viscoelástico espumado o moldeado.

  • El viscoelástico espumado es el que comúnmente se denomina “de poro abierto” o de “célula abierta”, esto hace que la entrada y salida del aire sea más rápida. Para la fabricación del espumado se vierte el viscoelástico en una superficie abierta y se le añade un producto químico que, al reaccionar con el aire, crece sin limitaciones. Tras este proceso, el bloque viscoelástico se corta en la medida deseada. Las principales pegas de este proceso es que la densidad del material no es homogénea en toda su superficie, lo que puede dar lugar a deformaciones prematuras del colchón.

4162.jpg

  • En el viscoelástico moldeado el proceso de fabricación se distingue del espumado en que la reacción química entre los distintos elementos se realiza en un molde cerrado. El resultado es un material de poro abierto pero más pequeño donde la circulación del aire es más lenta y la sensación viscoelástica es mayor. Este proceso garantiza que la densidad que se certifica es homogénea en toda la superficie del colchón.

moldeado.jpg

Ventajas de este material

La ventilación de este tipo de material es muy ventajosa, puesto que no necesita una transpiración especial como la que precisan otros tipos de colchón (como los de látex natural), el viscoelástico, al ser un material sintético y poroso, transpira por sí mismo.

Otro aspecto a tomar en cuenta es la calidad de las espumas que se usan. No es lo mismo una espuma denominada sólo como viscoelástica que una que garantiza ser HR o High resilience, alta capacidad de recuperación, en castellano. Esto significa que la espuma ha sido sometida a una prueba de fatiga dinámica, en la que se estresa el material para garantizar su resistencia.

colchon-viscoelastico-flex-bioceramics-wbx-200-.jpg

 

Decálogo para cuidar mi colchón de Viscolástica

1- En los colchones con material viscoelástico es muy importante comprobar la correcta colocación del equipo, de forma que siempre quede en la parte de arriba el material viscoelástico. Se debe girar 180º cada 3 meses para mantener los acolchados en perfectas condiciones.

2- Nunca doble ni pliegue su colchón, a excepción de los colchones articulados.

3- Proteja el colchón con una funda. En colchones de espuma, látex y viscoelástico, la funda debe ser elástica y transpirable, evitando utilizar fundas con tejido plastificado. Evite el uso de sábanas, colchas u otros accesorios que no permitan una correcta transpiración el equipo de descanso.

4- Nunca deje el colchón expuesto al sol. Durante la limpieza de la funda nunca quite la funda interior de protección.

5- En colchones no desenfundables no limpie en seco ni humedezca o moje los tejidos o tapicería del equipo de descanso.

6- Ventile el equipo de descanso cada mañana. Debe mantener su habitación en  óptimas condiciones de temperatura (entre 15º C y 20ºC) y humedad (entre 45% y 60%).

7- El material viscoelástico es sensible a la temperatura, por este motivo debemos evitar exponer el colchón a elementos emisores de calor tales como mantas eléctricas, bolsas de agua caliente, etc. La exposición constante y desmedida a fuentes extremas de calor puede afectar de manera negativa las propiedades del material, y de forma permanente.

8- Evite que los niños salten sobre el equipo de descanso. No se ponga de pie sobre el colchón o la base.

9- No apoye objetos punzantes o pesados directamente sobre la superficie del colchón o base.

10- No utilice el colchón sobre una base que no cubra el 60% de su superficie o que se encuentre en mal estado. La elección de un soporte adecuado es básica para la duración del colchón. No utilice un colchón nuevo sobre una base de malla metálica

Colchones a medida.jpg

¿Cuanto dura un colchón?

Independientemente del material y la calidad de los mismos, la duración máxima se puede estimar en 10 años. ASOCAMA (Asociación Española de la Cama) recomienda cambiar el colchón como máximo cada 10 años para poder mantener unas condiciones de higiene y calidad adecuadas para un descanso óptimo.

imagenComprar.jpg

¿Y qué pasa con los colchones de “gel”?

Desde hace un tiempo hemos visto aparecer en el mercado colchones de gel o sensogel que nos han sorprendido por su comodidad y capacidad de ajustarse al cuerpo. Suelen ser colchones antiácaros con perfilaciones de aireación transversales y longitudinales y distintas medidas de perforaciones interior según el modelo. Su característica principal seque se ajustan a la temperatura corporal y ambiental volviéndose más suave. Uno de los mejores colchones de gel que hemos visto es el colchón Palace Visco con Gel de la empresa FLEX.

colchon-palace-visco-con-gel-de-flex.jpg

 

2 comentarios en “Viscoelástica, esa gran desconocida.

  1. He comprado una almohada viscoelástica que me resulta demasiado alta . Se puede cortar una tajada de ella para bajarle la altura? Alguien sabe con que? Desde ya muchas gracias.

    1. Hola buenos días,
      No sería la mejor opción “cortar una tajada”, es posible que al principio pueda parecerte muy alta la almohada pero seguro que a los días te acostumbras. Lo importante a la hora de comprar una almohada, igual que a la hora de comprar un colchón, es analizar primero nuestra “forma de dormir”. Así evitaremos caer en este tipo de incidencias. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *